Niño Jesus

Talla de vestir en madera policromada, obra anónima del primer tercio del siglo XVIII aproximadamente. La escultura nos muestra un Divino Niño sentado en trono de madera tallada en actitud de bendecir una pieza barroca, en la que destaca la parte de la cabeza trabajada con esmero y delicadeza. Se pueden observar rasgos que preludian el rococó.

Su rostro evoca tristeza y sensación de llorar, aunque no posea lágrimas. La mano derecha esta en posición de bendecir, mientras que la izquierda esta en reposo en el sillón, (le falto temporalmente los dedos índice y pulgar, ya reincorporados).

Por otro lado, los pies están calzados con sandalias de raso. En ésta obra se denota el virtuosismo del escultor, probablemente no haya sido realizada en talleres canarios su técnica trabajada, de fina elegancia, apunta a un taller genovés.

Éste tipo de imágenes exentas son las preferidas de la devoción española de los siglos XVII Y XVIII, frecuentemente en iglesias y conventos, aunque suelen ser Niños Divinos morenos especialmente de la escuela andaluza.

Plano del santuario